Viernes, 16 de octubre de 2009
La primera temporada de Battlestar Galactica se estrenó el 18 de octubre de 2004 en Estados Unidosy consta de 13 episodios:

Resumen: La primera temporada de la serie transcurre en medio de la guerra entre los humanos sobrevivientes y los cylons que los persiguen, pero también entre las intrigas políticas que suceden dentro de las naves que transportan a los humanos. La presidenta Roslin debe enfrentarse a sus numerosos enemigos políticos que quieren destituirla por no considerarla apta para dirigir los destinos de la especie humana en tan terribles momentos, aunque la mayoría de ellos sólo desean el poder; uno de sus enemigos más poderosos es un ex-terrorista llamado Tom Zarek, que estaba en prisión cuando ocurrió el ataque cylon y fue indultado por la propia Presidenta. Mientras tanto los militares, con Adama a la cabeza, desconfían de la capacidad de los políticos civiles para mantener el orden y brindar servicios básicos a una población de refugiados que intentan vivir sus vidas como antes de la tragedia dentro de las naves espaciales; por eso los militares se mueven constantemente en la delgada línea entre mantener su lealtad constitucional a la presidenta Roslin o asumir directamente el poder sobre los sobrevivientes que viajan bajo su amparo. Entre los militares protagonistas, además del propio Adama, cabe destacar a Saul Tigh, su primer oficial; los pilotos Lee Adama (hijo del comandante), conocido como Apolo, Kara Thrace, conocida por el sobrenombre de Starbuck, Sharon Boomer Valerii, Karl Helo Agathon (que se quedó en Caprica para dejar su lugar en la nave a Baltar) y el jefe de mecánicos Galen Tyrol, entre otros.
Otra línea argumental es la de los cylons humanoides infiltrados dentro de la flota de sobrevivientes, los cuales crean un ambiente de paranoia entre la población sobreviviente; algunos de ellos son fanáticos anti-humanos leales a la causa cylon, pero otros empiezan a dudar de su misión y a cuestionar sus ideas cuando comienzan a sentirse identificados con los humanos y hasta llegan a enamorarse de sus parejas humanas.
Algunos cylons infiltrados son descubiertos pronto por la flota, como es el caso de Leoben (Número Dos), que protegía un depósito de armas, o Doral (Número Cinco), que se infiltra como relaciones públicas pero es descubierto por Gaius Baltar. En cambio, otros cylons permanecen ocultos, a veces debido a su programación que les impide reconocer su naturaleza cylon hasta que un hecho determinado activa su programación. Es el caso de la piloto Sharon Valerii (Número Ocho), aunque en temporadas posteriores se averiguará que hay otros casos como el de ella.
Por último, otro extraño caso de infiltración cylon en la flota es una manifestación "virtual" de la Número Seis en el cerebro de Gaius Baltar, una presencia que sólo él puede ver y que en ocasiones le aconseja y en otras se burla de él, mientras intenta adoctrinarle sobre la fe del monoteísmo cylon.
Por su parte, el piloto Karl Helo Agathon, que se quedó en Caprica para facilitar la salvación del doctor Baltar, contacta con otra copia de la Número Ocho y la confunde inicialmente con su compañera Sharon Valerii, mientras intenta escapar de las tropas cylon y encontrar algún grupo local de la resistencia humana. Como resultado de esta relación, esta Número Ocho queda embarazada.
Al final de la primera temporada, la presidenta Roslin empieza a tener visiones místicas y a creer que ha sido elegida para llevar a los sobrevivientes a la Tierra, que no es un mito sino una realidad. Esto hace que se enfrente al comandante Adama, en un conflicto que se agrava cuando la flota localiza el planeta Kobol, lugar legendario de nacimiento de la Humanidad. La flota se divide en dos entre partidarios de Roslin y de Adama. Mientras tanto, Roslin envía en secreto a Starbuck de vuelta a Caprica para que localice un objeto, la llamada Flecha de Apolo, que debería ayudarles a localizar la posición del planeta Tierra. La temporada acaba cuando Boomer es activada como agente cylon y dispara de forma imprevista sobre el comandante Adama, poniéndolo al borde de la muerte.
La primera temporada de la serie transcurre en medio de la guerra entre los humanos sobrevivientes y los cylons que los persiguen, pero también entre las intrigas políticas que suceden dentro de las naves que transportan a los humanos. La presidenta Roslin debe enfrentarse a sus numerosos enemigos políticos que quieren destituirla por no considerarla apta para dirigir los destinos de la especie humana en tan terribles momentos, aunque la mayoría de ellos sólo desean el poder; uno de sus enemigos más poderosos es un ex-terrorista llamado Tom Zarek, que estaba en prisión cuando ocurrió el ataque cylon y fue indultado por la propia Presidenta.Mientras tanto los militares, con Adama a la cabeza, desconfían de la capacidad de los políticos civiles para mantener el orden y brindar servicios básicos a una población de refugiados que intentan vivir sus vidas como antes de la tragedia dentro de las naves espaciales; por eso los militares se mueven constantemente en la delgada línea entre mantener su lealtad constitucional a la presidenta Roslin o asumir directamente el poder sobre los sobrevivientes que viajan bajo su amparo.Entre los militares protagonistas, además del propio Adama, cabe destacar a Saul Tigh, su primer oficial; los pilotos Lee Adama (hijo del comandante), conocido como Apolo, Kara Thrace, conocida por el sobrenombre de Starbuck, Sharon Boomer Valerii, Karl Helo Agathon (que se quedó en Caprica para dejar su lugar en la nave a Baltar) y el jefe de mecánicos Galen Tyrol, entre otros.Otra línea argumental es la de los cylons humanoides infiltrados dentro de la flota de sobrevivientes, los cuales crean un ambiente de paranoia entre la población sobreviviente; algunos de ellos son fanáticos anti-humanos leales a la causa cylon, pero otros empiezan a dudar de su misión y a cuestionar sus ideas cuando comienzan a sentirse identificados con los humanos y hasta llegan a enamorarse de sus parejas humanas.Algunos cylons infiltrados son descubiertos pronto por la flota, como es el caso de Leoben (Número Dos), que protegía un depósito de armas, o Doral (Número Cinco), que se infiltra como relaciones públicas pero es descubierto por Gaius Baltar. En cambio, otros cylons permanecen ocultos, a veces debido a su programación que les impide reconocer su naturaleza cylon hasta que un hecho determinado activa su programación. Es el caso de la piloto Sharon Valerii (Número Ocho), aunque en temporadas posteriores se averiguará que hay otros casos como el de ella.Por último, otro extraño caso de infiltración cylon en la flota es una manifestación "virtual" de la Número Seis en el cerebro de Gaius Baltar, una presencia que sólo él puede ver y que en ocasiones le aconseja y en otras se burla de él, mientras intenta adoctrinarle sobre la fe del monoteísmo cylon.Por su parte, el piloto Karl Helo Agathon, que se quedó en Caprica para facilitar la salvación del doctor Baltar, contacta con otra copia de la Número Ocho y la confunde inicialmente con su compañera Sharon Valerii, mientras intenta escapar de las tropas cylon y encontrar algún grupo local de la resistencia humana. Como resultado de esta relación, esta Número Ocho queda embarazada.Al final de la primera temporada, la presidenta Roslin empieza a tener visiones místicas y a creer que ha sido elegida para llevar a los sobrevivientes a la Tierra, que no es un mito sino una realidad. Esto hace que se enfrente al comandante Adama, en un conflicto que se agrava cuando la flota localiza el planeta Kobol, lugar legendario de nacimiento de la Humanidad. La flota se divide en dos entre partidarios de Roslin y de Adama. Mientras tanto, Roslin envía en secreto a Starbuck de vuelta a Caprica para que localice un objeto, la llamada Flecha de Apolo, que debería ayudarles a localizar la posición del planeta Tierra. La temporada acaba cuando Boomer es activada como agente cylon y dispara de forma imprevista sobre el comandante Adama, poniéndolo al borde de la muerte.




Capítulo 1: 33 minutos
Los Cylons están atacando cada 33 minutos exactos de manera repetitiva. Llevan 5 días saltando y ellos continúan a punto de cazarlos en cada salto y rastreándolos para el siguiente. Todos los supervivientes, incluidos los que están al mando, se encuentran agotados física y mentalmente. Otro problema que se presenta es Sharon 'Boomer' Valerii que tiene un cylon gemelo que es el que da órdenes a los demás y no se sabe si la que acompaña a la Galáctica es humano o máquina. Su comportamiento y su carácter no son los mismos de siempre y sus amigos lo empiezan a notar. Gaius Baltar siente profundos remordimientos por lo que ha pasado y su estado nervioso aumenta cuando le informan que en una de las naves va un hombre que quiere hablar directamente con la embajadora porque sabe como se introdujeron los cylons para destruir a los seres humanos. Una de las naves del convoy llamada Olympic Carrier queda regazada en uno de los saltos, se trata de la nave donde iba el hombre que quería urgentemente hablar con la presidenta, pero pasado el tiempo reaparece con todas las demás. Los supervivientes empiezan a desconfiar de la Olympic Carrier ya que no entienden como pudo sobrevivir a los Cylons y la cosa empeora porque tras no dejarles contactar dejan de responder a las conversaciones y van directamente hacia ellos. Se toma la decisión de abatir la nave para evitar un mal mayor a pesar de ser una nave civil.

Capítulo 2: Agua
Sharon vuelve en si en un cuarto lleno de trastos, empapada y con su buzo de piloto. Junto a ella encuentra una bolsa con una toalla y su ropa para poder cambiarse. Pero al cogerla encuentra en explosivo que intenta neutralizar. Posteriormente deja la bomba ya desactivada en el almacén de armas menores en la caja de los detonadores G-4, aunque se da cuenta que el que ella tenía no era el único que falta ya que 6 más han desaparecido. Pero lo que no sabe es que las demás cargas ya están repartidas por la nave a la espera de su momento. Sharon le confiesa a Tyrol que los detonadores faltan sin darle demasiado detalles. Mientras tanto cada uno se enfrenta a sus propios demonios, el coronel Tigh a la bebida, Lee a los remordimientos por la explosión de la Olympic Carrier y Laura Roslin se encuentra bastante presionada en el cargo.

Capítulo 3: El día de la Bastilla
Tigh continúa bebiendo, a pesar de que intenta racionarse, en su cuarto antes de empezar la jornada. Han de explorar la luna de hielo donde han encontrado agua en un océano subterráneo. Con temperaturas de 82º bajo cero cuenta con fugas de metano y CO2 será muy complicado trabajar en esas condiciones. El agua es salada pero el hielo es agua pura perfectamente consumible pero tendrán que derretir el hielo antes de su transporte a la nave y necesitan grandes tanques de expansión de calor, antorchas de plasma de 25, mangueras midex, bombas centrifugas y unos mil hombres para poder realizar el trabajo. La solución son los prisioneros, criminales sentenciados a trabajos forzados con un trabajo durísimo y físicamente peligroso pero casi más humano que estar encerrados en una nave no preparada, en celdas muy estrechas. La presidenta Roslin sólo aceptará este plan si ellos aceptan el trabajo pero no quiere que se les trate como esclavos.

Capítulo 4: Acto de contricción
Todos preparan una celebración de las 1.000 horas de vuelo de uno de sus miembros pero en el hangar donde hacían la celebración surge un problema con uno de los teledirigibles que se dispara accidentalmente. Todo a consecuencia de una correa desgastada y rota por el uso que dejó caer el teledirigible y ha matado a 13 pilotos y ha dejado a 7 en estado muy grave; de haber sido un misil media nave estaría destruida. En el hangar principal celebran los servicios funerarios ya que el hangar del medio permanecerá cerrado para investigación y limpieza. Con este acontecimiento se recuerda cuando murió el hermano de Lee y acudieron al entierro y como Adama conoció a Kara 'Starbuck' Thrace. La pena por una muerte sigue pesando en cada uno como una losa.

Capítulo 5: No puedes volver a casa
Se inicia la operación de rescate de la desaparecida Starbuck y Lee sale en su busca con su padre muy preocupado por la situación de la chica. Ella mientras ha caído y sufre múltiples problemas con el ambiente y con su paracaídas. Pero aún estando fuera todos los pilotos buscándola en 4 horas no han logrado encontrarla, así que Adama piensa que pudo haber caído en algún cuerpo planetario, por ejemplo una luna donde creen que podría resistir unas 48 horas si no la localizan antes.

Capítulo 6: Bajo la mira
Mientras Tyrol y Sharon tienen un encuentro apasionado gracias a la cobertura de Dualla un viajero al que ya habíamos visto anteriormente como copia cylon llega a la Galáctica. Tigh se lo encuentra en un pasillo y llama inmediatamente a seguridad cuando William Adama se encuentra con él, el cylon Aaron Doral muestra su cintura rodeada de explosivos y el detonador de su mano volando por los aires en unos pocos segundos. La explosión deja un saldo de 3 muertos y 13 heridos y Adama tiene una conversación con la jefe de armas a la que le explica que ahora los cylons parecen humanos y ella solicita tener autoridad para seguir hasta donde la evidencia llegue sin supervisión, un tribunal independiente, y recomienda advertir a todos de la amenaza para descubrir las copias y prevenir futuros atentados. Adama cree que decirlo puede hacer que surja la verdad ya que callarlo no ha servido de mucho.

Capítulo 7: Seis grados de separación
Una versión de la Numero 6 aparece realmente en la Galáctica para declarar en contra de Gaius Baltar para que lo ejecuten por traidor por haber permitido que los cylons entraran en el sistema de defensa traicionando a su raza y por responsable del holocausto. Él se queda perplejo ante la situación con problemas para discernir la Numero 6 que tiene en su cabeza y la que realmente está ante él y lo acusa. Ella segura que Amarak le había confiado a ella diversas informaciones y objetos para que los sacara de la nave y los protegiera pero William Adama no acaba de creerse su historia a pesar de retirar todos los privilegios de Baltar por precaución. La cylon asegura que estaba enamorada de Amarak y coquetea con el comandante y llega hasta besarlo pero él lejos de caer en sus redes manda que la vigilen discretamente y que ella no pueda abandonar la nave bajo ninguna circunstancia.

Capítulo 8: De carne y hueso
Una copia de Leoben Conoy (Callum Keith Rennie) ha sido descubierto en el Gemenon Traveler gracias a las fotografías que habían sido difundidas por la flota buscando cylons. Starbuck es la encargada de tratar con él y de primeras ya consigue que le diga que en una de las naves ha puesto una bomba. Pero tras esa información deja de aportar información y se resiste a decir en cual de ellas está por lo que han de hacer registros en todas las naves. Mientras Starbuck se enfrenta cara a cara al cylon quien pretende jugar con ella pero se topa con un rival difícil de dominar. Se da cuenta en los interrogatorios que los cylons clones sudan y sienten dolor. Intenta obtener información pulsando la tecla del enfrentamiento a su condición de maquinas y sus ansias de ser humanos, aunque él asegura que son dioses y son buenos. En un momento dado la copia de Leoben se libera y está a punto de matarla pero la actuación de la seguridad lo impide. Pero Starbuck hace frente de nuevo al cylon y al hecho de que un cylon no tiene miedo a la muerte ya que su conciencia se traslada a otro cuerpo, desafiándolo con la idea de que puede que eso no sea cierto y realmente su conciencia no se traslade, de que no sea un dios, sino simple software... Pero no teme morir, sólo teme que su alma no llegue a Dios. Quedan unas dos horas y nueve minutos mientras todos buscan la bomba por lo que separan la flota para limitar los daños en caso de explosión. Mientras en Caprica los cylons facilitan los medios necesarios para que la copia de Sharon viva una vida de pareja con Helo.

Capítulo 9: Una sorpresa para Tigh
La presidenta sigue dudando sobre si Adama es un cylon tras la confesión de Leoben Conoy y por su comportamiento extraño en las ultimas fechas además de llamadas que no quiere que se registren. Pero Baltar ya tiene su descubridor de cylons listo aunque el problema resiste en que la flota tiene actualmente 47.907 personas a las que hay que hacerles unas pruebas que llevan 11 horas por cada una.
Una nave cylon aparece en las pantallas de Galáctica que Apolo y colmena se encargan de neutralizar aunque el cylon no para de hacer saltos y regresar, el comandante Adama no está en la nave ya que ha salido en un raptor sin plan de vuelo hacia una hora. A pesar de que Apolo llega a alcanzarlo y hacerle daños estructurales y que la nave actúa erráticamente no deja de volar en círculos y saltar. Cuando Adama regresa a la nave trae consigo a la esposa del coronel Paul Tigh, Ellen Tigh.

Capítulo 10: La mano de Dios
La presidenta Laura Roslin lleva a cabo una conferencia dando a conocer las últimas noticias a bordo de la colonial. En ella asegura que la escasez de combustible es su prioridad número uno y la Galáctica ya tiene naves buscando fuentes de Tylium. Tienen combustible para efectuar dos saltos más y el plan de contingencia si no consiguen más mineral es utilizar la reserva para saltar al sistema más cercano y poder encontrar en el un planeta que les permita vivir en él. Pero serían un blanco fácil para los cylons. Durante la rueda de prensa ella ve visiones de serpientes que rodean el podium.

Capítulo 11: Día de votaciones
Coincidiendo con el día de Colonial, la presidenta Roslin ha convocado en la nave Nube 9, un lujoso crucero que ya ha sido reparado tras los desperfectos del ataque cylon, una reunión del quórum de las doce colonias aprovechando el 32 aniversario de la firma de la colonización. Con ella está su asesor presidencial Wallace Gray de quien algunos creen que es quien realmente maneja los hilos políticos. Tom Zarek, el carismático terrorista, se elige como el delegado de Sagittaron y e inmediatamente hace una declaración a los ciudadanos de las doce colonias donde habla de que una nueva era está por nacer. Además Gaius Baltar ha sido elegido delegado de Caprica en el quórum de los doce.

Capítulo 12: Los últimos destellos de Kóbol (I)
Mientras tanto, existe una gran lucha interna de los cylon Sharons. En Galáctica, una de las Sharon cree que no podrá evitar traicionar a sus amigos e intenta suicidarse; en Caprica, Helo dispara contra el clon Sharon pero ella intenta convencer a Helo que su amor por él es más fuerte que su deber de lealtad a los cylons. Helo ya lleva 47 días en Caprica. Starbuck se acuesta con el doctor y vicepresidente Gaius Baltar, pero en la intensidad del acto sexual grita el nombre de su verdadero amor: Lee. Baltar lleva muy mal este hecho y siente profundos celos del capitán Apolo además de que la Número 6 que tiene en su cabeza le advierte que no es seguro quedarse en la Galáctica pero no le aporta ninguna información más.

Capítulo 13: Los últimos destellos de Kóbol (II)
En Kobol, Baltar está atrapado dentro de la nave que arde sin parar y él está muerto de miedo, pero gracias a una visión de la Número 6 logra salir y alejarse lo suficiente para que la explosión del raptor no le afecte. En Caprica, Sharon 2 y Helo están en el museo de Delphi de las colonias, llevan 51 días ya y Sharon le comenta que están allí porque es el lugar donde se encuentra la flecha de Apolo. Pero Helo sólo piensa en salir de allí y regresar a la Galáctica. Adama telefona a Laura y le pregunta acerca del salto no programado de Kara. Ella admite que ha pedido a Kara que vaya a Caprica. Ordena traer a la presidenta a la Galáctica pero ha de enfrentarse con lo que ocurre en Kobol y por ello tras ver que aún tienen un transponedor cylon operativo va hablar con la Sharon de la Galáctica, que se encuentra aún herida tras el intento de suicidio, para proponerle una misión muy peligrosa, nada menos que saltar a Kobol y encargarse de la nave base cylon soltando una bomba atómica dentro del perímetro de defensa en la cubierta de aterrizaje.

Tags: Battlestar Galactica, Primera Temporada, Series

Publicado por majesomar71 @ 16:44  | Capitulos
Comentarios (0)  | Enviar
Comentarios